Archivo de la etiqueta: Integración

ANECOOP SIGUE SUMANDO NUEVOS SOCIOS CON LA INCORPORACIÓN DE FRUTAS CONDISO S. L.

Anecoop amplía su oferta y refuerza su presencia en Murcia con la integración de Frutas Condiso S.L. como nueva empresa socia. Se trata de una empresa exportadora creada en 1997, aunque su trayectoria y experiencia en el sector se remontan a 1973. Especializada en la producción, manipulación y comercialización de limón,  actualmente más de 200 familias trabajan directamente en esta empresa murciana.

Con la incorporación de Frutas Condiso, Anecoop suma 68 socios hortofrutícolas y vitivinícolas ubicados en las principales zonas de producción agrícola de España y seis en Murcia con esta nueva incorporación, además de Agroter, Alimer, Frucimu, Hortamira y Toñifruit. Anecoop se consolida así como una de las más importantes empresas internacionales en distribución de frutas, hortalizas y vino. En estos dos últimos años, Anecoop ha integrado a cinco nuevas empresas socias: dos en Murcia (Toñifruit y Frutas Condiso); dos en Andalucía (Foasat y Tomasol), así como la segoviana Huercasa.

 

Valencia, 16 de octubre de 2017

Autor: Departamento de Comunicación

Fuente: Anecoop

 

Frutas Condiso exporta actualmente a la UE, países del Este de Europa y mercados exigentes como EEUU y Reino Unido. Tiene un volumen de trabajo en producción de unas 200 toneladas al día. Dispone de una superficie de 7.000 m2 y de cinco cámaras frío-calor, con capacidad para 2.000 toneladas. Sigue leyendo

Las cooperativas se reinventan y ya emplean a 7.700 castellonenses

Las citrícolas siguen «en situación difícil» y la histórica Narvill es la última en entrar en concurso. Ocho de las nueve entidades creadas en el 2016 son de trabajo asociado, ideales para emprender

 

Castellón, 26 de agosto de 2017

Autor: RAMON OLIVARES RUIPÉREZ

Fuente: elperiodicomediterraneo.com

 

Las cooperativas, quizás la rama de la economía provincial que mejor ha resistido la crisis, se reinventan, vuelven a crear trabajo en Castellón y ya emplean a 7.709 personas, según los últimos datos. «Estamos dándole la vuelta a la curva», señala Emili Villaescusa, presidente de la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana (Concoval). Y lo confirman los datos. Del 2015 al 2016 generaron 461 ocupados en las comarcas castellonenses, según las últimas cifras del Portal estadístico de la Generalitat.

Y ello a pesar de que no crecen en número. A tenor de los datos del Instituto Nacional de Estadística, en este 2017 existen 352 empresas cooperativas en la provincia, dos menos que el año pasado y tres más que en el 2013. Una situación en apariencia bastante estable y que no deja entrever el proceso de reestructuración que vive esta rama de la actividad productiva, con la creación y desaparición de varias cada año.

No en vano, Villaescusa admite que existe «un problema serio en el mundo agrario» y el director de la Federació de Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana, José Segarra, concreta que las entidades citrícolas están «en una situación difícil». Esto no es ningún secreto, las de-sapariciones, fusiones y absorciones son habituales en los últimos años. El último ejemplo lo ha dado la histórica Narvill, de la Vilavella, que, tras absorber a Soex 3, de Moncofa, y a Uxorange, de la Vall d’Uixó, años atrás, acaba de entrar en concurso de acreedores, según ha publicado el Boletín Oficial del Estado.

integración // Ante esto, Segarra insiste en la necesidad de continuar con los procesos de integración: «La cadena alimentaria está desequilibrada, hace falta concentración y se necesita una dimensión empresarial mínima». El director de la Federació apunta así en la dirección de «reducir costes». Él, y también Villaescusa, señalan que, además, las cooperativas en activo necesitan «diversificar sus productos y variedades» para «alargar la campaña» y que no comprenda solo la clemenules, con el fin de tener más actividad durante más meses.

Al final, lo que se busca es «trabajar para que la renta de los productores aumente», señala Villaescusa. Y es que sin ellos no hay cooperativas. Y, para ello, «hacen falta reformas estructurales, en las cooperativas y en las parcelas» de producción, indica Segarra.

Una vía podría ser el anteproyecto de ley de estructuras agrarias que ultima la Conselleria, según afirma el director de la Federació. Y es que esto pretende «impulsar el cultivo en común», incluso a través de las tierras en proceso de abandono, de las que se podrían hacer cargo estas entidades, asegura.

Lo evidente es que las cooperativas citrícolas todavía no han acabado su proceso de reestructuración. En cambio, a las oleícolas y de almendra, que existen en muchos pueblos de la provincia, Segarra no le ve «peligro de desaparición, a no ser por la despoblación del mundo rural».

 

en auge // En la vertiente contraria a las agrarias se encuentran las cooperativas de trabajo asociado, en ascenso en los últimos años. Tanto es así que ocho de las nueve empresas asociativas que se crearon en la provincia en el ejercicio pasado son de este tipo. Abarcan «cualquier entidad productiva», señala el presidente de Concoval. Además, la ley ha rebajado el mínimo de socios a dos, «con la condición de que en cinco años sean tres», con lo que son ideales para emprender.

Así lo han entendido varias administraciones, destaca Villaescusa, como el Ayuntamiento de Castellón, que ha creado un vivero de cooperativas, recuerda.

LA ASOCIACIÓN VALENCIANA DE COOPERATIVAS DE CRÉDITO SE INTEGRARÁ EN LA CONFEDERACIÓ DE COOPERATIVES

Emili Villaescusa: “Las cooperativas de crédito son un importante activo del cooperativismo valenciano, por lo que su integración en la Confederació es, más que un ejercicio de suma, de multiplicación”.

Manuel Ruiz: “Cooperativismo y territorio son los dos factores clave en este proceso”.

Por su modelo de banca de proximidad, las cooperativas de crédito están más cerca de las personas, con una amplia red de oficinas en la Comunitat desde la que se atienden las necesidades financieras de su entorno.

 

Valencia, 2 de marzo de 2017

Autor: Departamento de Comunicación

Fuente: Confederació de Cooperatives e la C.V.

 

Cooperativismo y territorio son los dos factores clave en este proceso. La identidad se fortalece siempre intensificando el sentido de pertenencia al grupo y, para ello, es indispensable que haya una estructura a la que pertenecer”. Con estas palabras se refiere Manuel Ruiz, presidente de la recién creada Asociación Valenciana de Cooperativas de Crédito (AVCC), a la decisión de la entidad de integrarse en la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana, el máximo órgano de representación del cooperativismo en el ámbito autonómico. Sigue leyendo